27 febrero 2008

¿Pedo yo?

21 comentarios
Uy, hasta se siente raro escribir aquí de nuevo.

Ya sé, ya sé, no tengo madre, que poca abuela, los privo de mí, bla bla bla. La verdad es que la musa blogueril me ha abandonado por un tiempo y sólo he sentido la necesidad de escribir un post en dos ocasiones durante el par de meses pasado, ninguna lo hice.

La primera era una recomendación musical, lo que pensaba incluir en la segunda viene en este post, [inicio de la parte que les vale madres] pero antes… carajo, me madreé la rodilla y no puedo jugar fútbol, me lleva la chingada, en fin, como soy bien hombre no lloré y ya casi me recupero [fin de la parte que les vale madres].

Ya sé que lo he anunciado hasta el cansancio pero si todavía hay algún despistado que no se ha parado por ahí, he estado participando en Metatextos donde de manera quincenal se lanza un tema sobre el cual debemos escribir un texto de más o menos trescientas palabras, si no los han leído, lléguenle, hay varios muy buenos, y si quieren participar (y conocen la diferencia entre “haber” y “a ver”) pues bienvenidos.

En fin, a lo que vine: el viernes, o mejor dicho, sábado por la madrugada, al regresar a mi casa después de saborear unos deliciosos tragos con alto contenido etílico me encontré en mi cama con una revista Testigogehovezca (rechingón que soy para inventar terminajos) que hablaba del alcoholismo, ¿qué hice?, lo que todo buen hombre hubiera hecho en ese momento: tomarle una foto para el recuerdo, hacerla a un lado y caer dormido sobre la cama (tendida).



El domingo que la iba a leer, bajo con la revista en una mano (mi mamá en la cocina), abro el refri, saco una cheve y le digo: "es que de tanto leer se me antojó" y me subí a terminar de leerla.

La revista, obviamente la dejó mi mamá ahí, cosa que hizo porque no sabe que su hijo se la pasa haciendo acrobacias que con alto contenido alcohólico le sería imposible llevar a cabo.

¿Ahh no me creen? Pues Vanilla Ice, digo Mulder bailaaaaaaaa así:



Jajajajaja, ahí se ve que no sé bailar nada, pero que soy bien cabrón para retos físicos, chale, me siento como changuito de circo.