08 octubre 2007

Helsinki Autor's Cut

Quihubole bandera, nomás vengo a poner aquí el texto que escribí para el tercer ejercicio de Metatextos. Me pasé de palabras como por 180 y está escrito en tercera persona, ambas cosas fueron modificadas en la versión que mandé finalmente, se los dejo para el que lo quiera leer, y para el que no, pos no.






Helsinki

-Nunca tomes la ruta de los callejones, es más corta, pero muy peligrosa- le habían dicho cientos de veces. A ella no le importaba, ese sentimiento de invencibilidad que acompaña a la juventud se había acrecentado dentro de su ser. El saberse hermosa más que atemorizarla la hacía sentir superior, podía controlar a los hombres, y a través de ellos a cualquier cosa que se propusiera.

Por eso cuando vio que un sujeto caminaba tras de ella hacía cinco minutos no se preocupó, no se asustó al ver que este se acercaba cada vez más (volteando nerviosamente a todas direcciones, agachando la mirada cada que ella lo visualizaba), ni se inmutó al escuchar que este corría al encontrarse a sólo diez pasos de distancia. No le dolió al caer al suelo tras ser golpeada con algún objeto extraño (pero terriblemente duro) en la nuca.

Arrastrada hacia la parte más oscura de un callejón sin salida, depositada tras un basurero, viendo no más que los ladrillos que unificaban esos altos edificios sucumbir ante la oscuridad de la noche, conciente pero imposibilitada de emitir más que un sonido gutural, sin la menor esperanza de ser rescatada, parecía ser el fin, sin embargo…

Fue apenas cuando todo comenzó, el peso de ese cuerpo desconocido y agreste haciendo presión sobre su torso, sobre toda ella. Esa boca desesperada cubriendo su cuello de lujuria, tibia saliva desconocida y no anticipada devorando sus labios, manos callosas jugando con sus pechos por debajo de su blusa, presionándolos, metiéndose por debajo del brasier, haciéndolo a un lado sin desabrocharlo, casi raspando sus pezones, erizándolos.

La misma rudeza y la misma ansia desabrochando sus pantalones, una de esas manos haciendo presión sobre sus labios vaginales, separándolos. Toda esa voracidad, esa falta de control, la incertidumbre: emociones desconocidas por ella. Entonces sintió ese dedo deslizarse dentro de su ser y ella… ella estaba húmeda, ella le dio una cálida bienvenida, casi gritó de dolor y de placer, no podía moverse pero no quería hacerlo, estaba terriblemente extasiada.

Con la misma brusquedad sintió como los pantalones le eran casi arrancados hasta las rodillas, arrastrándola a ella misma casi un metro en el acto, las piernas abiertas, la mente rendida, las pantaletas rotas y esa vara extraña introduciéndose y abandonando su cuerpo, una y otra vez, sintiéndose mejor a cada iteración, abriéndose paso sin preocuparse por lastimarla, esa entidad egoísta que al mismo tiempo la llenaba y la rasgaba. Luego el vacío.

Así como todo comenzó, terminó. Poco a poco pudo incorporarse, sola y con la ropa hecha jirones terminó el recorrido hacia su casa. Al entrar nadie la vio, fue directo a su habitación, no se bañó, sólo se tiró en su cama y sonrió como nunca lo había hecho. Desde entonces no conoce otra ruta a casa que no sea la que siguió esa noche.

-Mulder.

12 comentarios:

gaby dijo...

sin comentarios

digo... maldita urgida la que quiere que se la cojan vilmente en un callejón...

....algún día iré a ese callejoncito..

Roberto dijo...

Das weba

Deadpool dijo...

wtf?

este blog que no se suponia que era gay?

Maria() dijo...

sos un asco :P

Damian dijo...

Un ejercicio fallido sin duda, pretencioso en partes, se nota apresurado, carente de sinceridad, con un lenguaje artificial que mata pronto el poco interes que despierta la predecible trama, en resumen un texto sin alma. La recomendación: sigue intentando, date cuenta de que lo que escribes, sin ser la gran cosa, ve sus mejores momentos cuando hablas de lo que conoces, te identificas y trasmites algo de pasión y frescura, por lo tanto busca esa linea y abunda un poco más en la psicología del personaje, si lo logras se vera una mejora como cuando platicas de tu niñes por ejemplo. Buena Suerte.

mamasan dijo...

q verguenza mulder, q ue verguenza!

Anónimo dijo...

Oye Mulder,, y ahora que ya volvió el Huevo - Luis- cómo te sientes??
Jajajajjaja ,, te van a quitar la corona. Los que te queremos te seguiremos apoyando!!! ajjaja

Anónimo dijo...

¿Por que se llama Hesinki el puto cuento?

Laura dijo...

tonss.... en que callejon nos vemos?


jajaja

besos mijo!!!!!

ulisex-axel dijo...

eso de metatextos es como yo qe trabajababa "en una biblioteca sancando textos y metiendo textos" - Polo Polo

la Hija del Don dijo...

Yo quiero ser editora, puedo usarte como conejillo de indias (si quieres) y así matamos 2 pájaros de un tiro, te late?

Julio César dijo...

Anda, cabrón, conque tienes tus gracias!