29 diciembre 2007

Este Mono Se Cambia De Jaula

7 comentarios
Me largo a Aguascalientes en este momento, si tienen peda por allá inviten, no sean culeros. Nos leemos el próximo año.

24 diciembre 2007

Desenmarañándome un rato

8 comentarios
Que buena es Breakin’ Down de Skid Row. Muy buena, muy ad hoc.

A veces quisiera ser más idiota. Quisiera no tener que analizarlo todo, interpretar cada detalle, exprimirlo hasta sacar todas las conclusiones posibles, las probabilidades que cada una puede derivar, analizar todo de nuevo, elegir la que más me gustaría… luego la más lógica.

Muchas veces preferiría vivir con los ojos semi-vendados, poder hacer un drama de cada detalle, reclamar estupideces, ser menos racional y autocontrolado.

En general me ha ayudado ser como soy, en todos los aspectos: escolar, social, laboral, de pareja, familiar; pero saber (o tratar de) leer entre líneas llega a ser cansado, hay cosas que sería mejor ignorar. Dormir con una sonrisa. Chingao, hasta el sueño se me quitó y tuve que levantarme a escribir porque es una de las dos únicas maneras que conozco de desahogarme, salir a correr queda para mañana.

Es sorprendente el daño que me causaste, nunca creí llegar a ver una secuela donde lo hice… o quizá es el daño que yo me causé usándote como pretexto. No importa, el resultado es el mismo y aunque hace mucho que no estás, las experiencias quedan para ser usadas –siempre- como antecedente histórico. Y sabemos que el outcome no fue bueno. Maldito Deja Vu.

¿Había mencionado alguna vez que me recontraencabrona no tener el control de las cosas? ¿No poder tomar al toro por los cuernos porque no los tiene? Sí, que hueva me doy. Ojala fuera más idiota, así no estaría haciendo una tormenta en un vaso de agua, o sabe, quizás estaría embriagándome con las botellas que tengo guardadas en lugar de plasmar mis mariconadas virtualmente.

¿La hora del post? ¿Navidad? Navidad vale pito en mi casa. Desde las 5:00 p.m. no veo a nadie y no le encuentro relevancia al asunto, para empezar ni soy católico.

¿Ya dije que estaba por dormir bien sabroso cuando empecé a razonarlo todo? Carajo.

Ya que el sueño me abandonó, ese vino no suena tan mal, si Morfeo me da la espalda quizá Baco me ayude a picarle la cola (y de paso me apendeje un rato).

16 diciembre 2007

Regresando

11 comentarios
Pero que abandonado tengo el congal caray, y ahora que ya lo visita mi mamá, pobrecita, se va a aburrir si no escribo nada. Además ya me regañó la Rubria Moran y a una mujer así no se le puede decir que no.

No he dejado de escribir por huevón, tampoco por falta de ideas, ha sido más bien como falta de tiempo y la devaluación de postear en mi escala de prioridades, pero que no decaiga el ánimo, a partir de ahora voy a tratar de escribir cuando muy jodido una vez a la semana, así que vayan, corran, díganle a sus amiguitos que… pues que sigan haciendo lo que estaban haciendo porque no hay nada relevante… o mejor no les digan nada.

Y como hace ya casi 8 meses que dejé este blog hundido en las tinieblas, les voy a contar lo que ha pasado por mi vida en ese tiempo (sé que se mueren por saberlo, morbosos desocupados), ahora que si no les interesa, cáiganle, están a tiempo.

Durante los primeros cuatro meses del año estuve posteando de manera más o menos regular, había terminado todas las materias de la carrera y me encontraba realizando mis prácticas profesionales, yo era el único de sistemas en la empresa, así que si yo decía que formatear una computadora tardaba tres días, todos me creían. La verdad no formatee ni una computadora ahí (o tal vez una o dos), pero sí programé tres sistemas y desarrollé algunos otros proyectillos, claro, tomándome mis merecidos tiempos de descanso para bloguear y escribir.

Oficialmente la primera quincena de Junio dejé de trabajar con ellos, la empresa estuvo en huelga los últimos dos meses por lo que acabé trabajando en un departamento con los empleados de confianza. Yo terminé mis proyectos muy chingones, uno corriendo en red poca madre y me sentí muy orgulloso. La empresa se fue al carajo (nota mental: nunca, NUNCA volver a trabajar para un judío).

Me dediqué dos semanas a buscar trabajo, al final me topé con un par de opciones bastante interesantes, me decidí por una en friega porque ya querían que empezara en ambas y bueno, la chamba consistía en dar soporte computacional a todos los empleados de la empresa, que tiene plantas en E.U., Inglaterra, Suiza y algunos departamentos en Australia, China, España y Japón. Así que ahí me tienen contestando el teléfono en inglés, conectándome por medio de Internet a las computadoras de estos sujetos en apuros y moviendo la barra de Inicio de Windos de la parte derecha de la ventana a la de abajo.

Como habrán notado, teníamos (el equipo de Service Desk) que atender gente que vive en otros países regados en cuatro continentes, y generalmente los países ubicados en diferentes continentes manejan husos horarios que tienen la pésima costumbre de nunca coincidir, por lo tanto había turnos de día y turnos de noche, incluido el fin de semana (atención 7x24).

Me aventé todo Julio en horario perrón de oficina, de 8:30 a.m. a 5:30 p.m. Agosto estuve fin de semana en la noche, mientras todos mis amigos se iban de fiesta yo me alistaba para estar solo en una empresa para 300 empleados, esperando que algún taka-taka loco tuviera un problema. Fueron cinco fines de semana y recibí una llamada, era de un gringo que quería reservar un cuarto de hotel… (no, ni si quiera trabajaba en una de las plantas de E.U., sólo era un gringo que marcó mal). Eso sí, ese mes vi más películas que cualquiera de ustedes, se los aseguro.

En Septiembre regresé al horario de oficina pero ya traía yo ideas locas, platicando con excompañeros de carrera me di cuenta que muchos tenían trabajos interesantísimos y el mío consistía en esperar a que alguien tuviera algún inconveniente para entonces hacer algo que cualquiera que haya pasado más de cien horas-nalga frente a una pc sabe que se resuelve con tres clics o una reiniciada (en algunos casos había broncas bastante interesantes y retadoras, pero eran los menos).

Justo la primera semana de Septiembre un cuate del departamento decidió salir de la empresa, yo de inmediato pensé apuntarme para el puesto pero grande fue mi sorpresa cuando la que era su jefa y el jefe de sistemas me lo ofrecieron. En chinga dije que sí.

Comencé en Octubre (ya con horario chingón de oficina, sin rolar turnos, descansando los fines de semana como Dios manda –lo dice la Biblia-), la chamba consiste en desarrollar y soportar aplicaciones, lo que más me gusta del área de sistemas. Así tuve que aprender VB.NET y C#. Mi jefa -cabe decir- es una jefaza, joven, buena onda, no presiona, te da confianza y además te reconoce frente a los demás tus logros (que en mi caso son muchos… por día).

Llevo ya casi tres meses en ese puesto y mi jefa me ama, el feje de sistemas también me ama (en el aspecto laboral, degenerados), las cosas pintan bien, hay posibilidades de viajar a Suiza o a Inglaterra el próximo año (que como ya lo he dicho muchas veces, no me descalzona moverme de Qro., pero no mamar, son dos países chingones, no es como si me fueran a mandar a Ruanda).

Lo mejor de todo es que mi trabajo me gusta de a madres, no me parece pesado y el tiempo se me va de volada, me he tenido que quedar un par de ocasiones después de la hora de salida y de ninguna manera esto me molestó.

¿A que viene todo esto? Además de que lo quiero por escrito en caso de que mi memoria comience a flaquear en unos setenta años, afecta directamente al abandono de mi blog. Ahora tengo menos tiempo libre pero más dinero, por lo tanto, más cosas por hacer, puedo irme de borracho diario –no lo recomiendo-, comprarme chingos de juegos que de otra manera sólo hubiera podido jugar de prestado, adquirir libros y discos, etc. etc. etc. Económicamente me va bien para un recién egresado (pero a alguien están por darle un sustancial aumento, confirmado, jaja).

Yo sé que se quieren reír, por lo que ahí les va el dato gracioso, el pasado tres de diciembre cumplí cinco años cinco sin novia, sin embargo, no me pesan, atribuyo esto (además de a que me dejé engatusar por una o dos ingratas) a que he llegado al punto en que sé qué es exactamente lo que quiero en una mujer, qué me es indispensable en ella, qué me gustaría que tuviera pero no importa si no se presenta, y qué definitivamente no debe tener.

Quizá si no fuera por la distancia, hace algún tiempo que yo no sería soltero, pero el “quizá” no cuenta, y aquella mensa y yo nos quedamos con las ganas. Por ahora… por ahora hay algo aquí, a ver qué pasa.

Respecto a desmadres y pedas este ha sido un año excelente, coronado por una magnífica noche de graduación que queda pendiente para otro post.

En general, me va de lujo, siempre he dicho que tengo mucha suerte y las cosas me van saliendo como las planeo o mejor, esperemos la tendencia se mantenga, por ahí también hay la posibilidad de otras oportunidades (demasiado vago, lo sé) bastante interesantes, por el momento me conformo y me siento halagado con esa vaguedad.

Y es sábado y son las 9:18 p.m. Me voy a la peda.



Con los del trabajo

15 diciembre 2007

Acerca de las mujeres

4 comentarios

Mamasan dice: la clave es... no fingir... desde que conoces a alguien es actuar como eres... así de fácil...

Mulder dice: sí, aprendí eso hace cinco años

Mulder dice: llevo cinco años soltero