11 octubre 2005

Pásele por sus Chistes

Casi todos tenemos algún conocido que se la pasa mandando chistes por mail, chistes que solo te hacen pensar: “¿esto le parece gracioso a ese pendejo?” y “puta la maldita hora en que le di mi mail a ese cabrón”. Ahhh, y es que no es uno cada mes, no, te manda tres correos un día, dos al siguiente y cuatro al otro, para desaparecer después por una semana o algo así, y justo cuando crees que ya te libraste de ese maldito aborto de la sociedad, ¡¡a la chingada, siete mails en un mismo día!!, a parte, algunas de las cosas más castrantes es que te manda los mismos chistes que te mandó hace 5 meses, o lo peor: tienen un amigo en común, que mando un chiste bueno (o de menos no tan pinche) a todos sus contactos, entre ellos ustedes dos, pero este maldito bicho raro sin nada que hacer te lo reenvío, ¡¡¿que carajos no se fijó que ya te lo habían mandado?!!, chingada madre. Bueno, pues para cuando les pase algo así, les dejo un documento con… sí, más chistes, pero al menos no tan pinches, ni tan quemados por internet, a ver si se les baja el coraje. Quizá algunos si ya rondaron un rato por ahí, pero no mamen, comencé esta colección cuando tenía como 16 años y la acabé a los 19, cuando empecé el documento de nombre: Chistes2; solo que ya no lo encuentro. Mientras lo recupero y lo enriquezco, aquí les dejo esta primera entrega de buen humor avalado por mí:

Chistes

1 comentarios:

Katrina dijo...

Fracasaste con todo exito con tu garage de chistes Mulder.