31 agosto 2005

Cine Mexicano

19 comentarios
Últimamente se ha hablado mucho del renacer de nuestro (¿nuestro?, ¿y yo que chingados hice para merecerlo?) anteriormente decaído cine. Si bien el cine mexicano tuvo su época de oro en los 50’s y 60’s donde destacaron actores y personajes como: Pedro Infante, María Felíx, Cantinflas, Viruta y Capulina (a quienes Roberto Gómez Bolaños les escribía los guiones), etc; en los 70’s y no se diga en los 80’s todo se fue a la mierda, (salvo por Barman y Droguin, que me dicen es muy buena y las de El Chanfle, ídolo de las multitudes). Pero bueno, mi intención en este post no es la de realizar un recuento del séptimo arte nacional, sobre todo por lo poco que se del asunto.

Pero sí es mi intención pendejear bien y bonito a todos aquellos que dicen que el cine mexicano ha retomado fuerza y se dirige hacia el camino de la salvación y la luz. No me parece que se pueda decir esto por 2 películas buenas que se hayan producido. Así que, he aquí mi análisis de los filmes que recuerde de los últimos… ¿8 años?.

  1. Amores Perros: ahhhh, esta película si merece todo lo que se hable bien de ella desde mi punto de vista, a mi me gusto un chingo y no se diga más. ¿Dónde la venden?, que me la compro.

  2. La Ley de Herodes: película ingeniosa, dinámica, divertida, entretenida, en una palabra: chingonsísima. Para mí, ésta, junto con Amores Perros son las mejores películas que ha producido “nuestro” cine en los últimos 30 años probablemente. El que no la haya visto, no sabe como funciona la política en México. Hace 3 semanas, caminando por el alameda la vi en VCD, no dude en comprarla. Después me surgió la inquietud de comprar la original, pero fui a buscarla y no estaba, ya no es mi culpa.

  3. Por la Libre: otra que me gustó. No me parece que traten de trascender como la gran película de la historia, cumplen con el objetivo de entretener y lo hacen bastante bien, divertida, como no, y con una historia bien definida. ¿Quién no quisiera un condón de esos reutilizables como el del abuelo?, eso sí, nuevo.

  4. Vivir Mata: otra película que es más o menos entretenida, pero se salva por dos cosas bastante cagadas, uno: la frase filosófica llena de sabiduría milenaria que le profesa el taquero a nuestro protagonista: “la nalga es la nalga”; y dos (hombres chaquetos, atención): la técnica de la manita desconocida, que consiste en sentarte sobre tu mano hasta que se te duerma, de esa manera, cuando te la estás chaqueteando, sientes como si fuera la mano de otra persona (ni sirve, se despierta en chinga… me han contado).

  5. Matando Cabos: ¿quién diría que esos intentos de jackass mexicanos tenían algo dentro de esas tan azotadas cabezas?. Kristoff y Tony Dalton escribieron el guión (o eso dicen), y les quedó poca madre. A esta movie la pongo un escaloncito debajo de Amores Perros y la Ley de Herodes, no te dejas de cagar de risa, ahhh, y el bizco, claro, el bizco. Otra película que me compro.

  6. Y Tu Mamá También: mmm…, desde mi punto de vista la película más sobrevalorada de los últimos tiempos. Sí, Marybel Verdú está bien buena (Dante y yo tenemos una teoría, si se llama Marybel tiene que estar buena). Sí, es entretenida, pero nunca se me hizo la gran chingadera que todo mundo clamó. Así que Jorge Vergara, ni te pares el cuello güey, además, ni fue idea tuya, ni la escribiste, ni la dirigiste, ni ni madres. Tiene lo suyo, sí, pero me parecen mejores todas las anteriores.

  7. Sexo, Pudor y Lágrimas: mmmta madre, ¡otra!. Ésta si me aburrió, y me pareció bastante mensa, creo que fue la que empezó con eso de “la nueva era del cine mexicano”, eso si, declaro mi debilidad por Susana Zabaleta, ¡Mamasitaaaaa!, pero la historia no se me hizo muy grandiosa.

  8. Todo el Poder: ésta si me gustó, medio mamona pero entretenida, como olvidar la tan jareosa frase: “puedes decirme Elvis, Elvis-cochito”. Hasta Cecilia Suárez se ve bien, y la escena del asalto con las máscaras de los presidentes, bastante realista.

  9. Perfume de Violetas: mmm… no es mala, pero… me dejó un sabor medio amargo. A ratos te aburre, a ratos se pone entretenida, lo más rescatable me pareció la crudeza que muestran, no mamar, dejar que violen a tu hermana por unos tenis, jajaja, eso es no tener madre.

  10. Japón: chale, esta película no la vi, pero dicen que es buena, la curiosidad ahí está.

  11. El Espinazo del Diablo: bueno, esta es una producción hispano-mexicana, así que tal vez no está bien incluirla aquí, pero aunque las opiniones respecto a ella son muy encontradas, yo nomás quería decir que a mi sí me gustó y un chingo. La escena del ojo en la cerradura, que chingona. Pobre Santi.

  12. Amarte Duele: si hay algo que duele, es ver ésta película, que es mala como el cáncer chingao. Sí, nada puede ser completamente malo, por lo menos podemos descubrir lo que tiene Martha Higareda debajo de esa apretada camiseta, pero eso de andarle metiendo efectos al lente en diferentes partes de la película: ¡¡excremento puro!!; deberían meter a la cárcel al “ingenioso” que aportó esta idea, junto con todos los cabrones que lo permitieron. Y el final… ¡no mamen!, yo me cague de risa, ese cabrón debería tener dislexia repentina (¡¡bravo escritor!!), mira que dispararle a algo que esta a cuatro metros del objeto/persona al que le apuntaste, pffft. Eso solo pasa con el rifle de Nelson en los Simpson.


    La Higareda


Así que, de todas estas películas mexicanas, salvo 3, bueno, 4, las demás no me parece que hagan algo por ayudar a que sigamos yendo a los cines a ver los filmes producidos en México. Eso si, nada que ver con las historias ochenteras del Rambo mexicano, que solo estaba alto, porque ni siquiera mamado, y era capaz de exterminar a toda una banda de narcotraficantes-terroristas-secuestradores-asesinos-violadores chaparritos rellenitos morenitos y bien pendejos, pero eso si, con una risa que espantaba al mismísimo diablo (aja) con todo y su patrón flaco, adinerado y bigotón con lentes de policía. Chale, esas si daban lástima.

En fin, ya me dio hueva seguirle, así que a todos los productores, directores, actores, guionistas, microfonistas, maquillistas y demás miembros del staff (excepto a los de efectos especiales, esa ‘teinología’ todavía no nos llega), si su película no aparece arriba, una de dos, o así de jodida estuvo, o se me olvido, pero ya alguien llegará a decir: “Mulder estás bien pendejo, te faltó esta película...”, así que, ya iré comentando de las que me vayan recordando. Ahh si, no he visto Temporada de Patos, dicen que esta aburrida. Tampoco vi Santitos, ni muchas otras que duraron no más de 4 días en cartelera en la sala más pequeña de cada cine. Y me acabo de acordar, Atlético San Pancho y Serafín no cuentan, ni las vi, ni participó ningún ser pensante en la elaboración de esas madres. Y ahora si, me largo, y ustedes pueden dejar de leer tanta pendejada que sale de quien sabe donde.

28 agosto 2005

Rola de la Semana

5 comentarios
Pobre del que no haya escuchado a At The Drive-In, porque no sabe de lo que se pierde (perdió). Ellos eran un grupo formado en los Iunited, pero con integrantes de diferente procedencia, había dos de nacionalidad (u orígen) mexicano (Cedric Bixler y Paul Hinojos), un puertorriqueño (Omar Rodríguez), un libanés (Tony Hajjar) y un norteamericano (Jim Ward).

Bueno, luego de 5 discos de estudio entre 1996 y el 2000, las diferencias entre los integrantes de este grupo los llevaron a su separación, o mejor dicho, división. Es aquí, donde nacen dos bandas: Sparta y los ahora famosos e idolatrados The Mars Volta. En esta última recayeron Cedric y Omar. Los otros tres ex-integrantes de At The Drive-In, junto con Matt Miller formaron el primer grupo mencionado.

Cuando uno escucha a estas dos bandas, no es difícil saber a que se debió la separación, la música de ambos grupos toma rumbos diametralmente opuestos; mientras The Mars Volta busca expermentar e inventar cada vez más, Sparta se mantiene generando música con ritmos pegajosos y coros repetitivos; eso si, las dos creando música de gran calidad.

En lo personal (y a diferencia de la gran mayoría), yo disfruto más de Sparta, me parece música más digerible y emotiva, a veces me resulta difícil escuchar una sucesión de ruidos a los que me cuesta trabajo captarles el sentido.

Por eso, la canción de la semana es en esta ocasión:

Sparta - Collapse

Una rola tranquila, medio lenta, pero bastante emotiva. Y pa’que vean que soy rebuena onda, les dejo también una de mis favoritas de At The Drive-In, es de su último disco: Relationship Of Command. Algo que me impresionó del video de esta canción, es que tocan el tema de las muertas de Juárez, mostrando un grado alto de preocupación por el asunto, por algo forma parte de mi Top 20. Disfrútenla:

At The Drive-In – Invalid Litter Dept.

24 agosto 2005

Dios tiene Messenger

4 comentarios
Con un chingo de tarea y ocupaciones varias por atender, no me he podido dedicar a escribir un post, pero por ahí me topé (bueno, me lo recomendó mi hermano) con uno del famoso Caníbal, donde el afortunado comehombres (ahh canijo, dicho así suena retefeo) es contactado por el mismísimo Dios a través del Messenger.

Para leerlo, píquenle aquí.

Chingao, tanto tiempo viviendo en el engaño, Dios si existe, y yo estando de blasfemo, ¡perdóname Diosito!, no vaya a ser que le pases mi contacto al Diablo (que también tiene Messenger, como pudieron leer en el post arriba enlazado).

21 agosto 2005

Grupo de la Semana

7 comentarios
En esta ocasión, debido a que lo estuvieron pidiendo, y realmente es un grupo con un nivel que los hace dignos de merecer difusión, aquí están las 5 rolas del demo de Mad Hatter, grupo queretano muy chingón. Cuatro canciones son instrumentales, en la otra se darán cuenta de porque casi no canta el cabrón, aunque la canción, en general, es excelente. La primera ya fue en alguna ocasión rola de la semana, si se la perdieron, esta es una oportunidad de oro para bajarla.

Mad Hatter – Chessepa Hel

Mad Hatter – Marvelous Hill

Madd Hatter - Ronick

Mad Hatter – Jimmy Jones

Mad Hatter - Meleessa

20 agosto 2005

¿Me las están haciendo a mano o qué pedo?

13 comentarios
Desde hace 6 semanas tenía pensado escribir este post, pero por azares del destino tuve que esperar hasta ahora. Y todo este tiempo no me ha servido más que para corroborar mis observaciones.

Está ocurriendo un fenómeno bastante extraño. Cosa que antes no sucedía, o si lo hacía era en menores proporciones. No se a que diablos se deba, pero por alguna extraña razón, las niñas están desarrollándose a edades bastante tempranas. Y no es solo a nivel local, por lo que puedo leer en este post del Popote.

Así, me he podido tocar con verdaderos monumentos de 14, 15 y 16 años. Delgadas, piernas bien formadas, acinturaditas, pequeños (a veces no tanto) y redonditos senos, largas cabelleras, miradas coquetas y provocadoras, niñas completamente vanidosas, vamos, ya quisieran lucir muchas mujeres de mi edad (especialmente del Tec) como estas señoritas en una minifalda, porque ¡rayos!, que bien se veían.

Obviamente en cuanto las ví (a todas las conocí en cisrcunstancias diferentes, en lugares diferentes y dentro de círculos sociales diferentes), me despertaron el morbo y el deseo normal (y natural) en cada individuo que ve a un espécimen del sexo opuesto en perfectas condiciones estéticas. Después, cuando me enteré de su edad ya era demasiado tarde, ya las había visto de una manera en la que no hay vuelta atrás, y aunque siempre esta esa pequeña voz dentro de mi (por muchos llamado conciencia) diciendo: “no puedes verla así, le llevas 6 años”, puedo excusarme tranquilamente pensando: “vamos, no luce como alguien a quien tu le llevaras media docena de años”.

Analizando las cosas un poco, quizás gran parte del encanto radica precisamente en el hecho de saber la enorme diferencia de edad que hay, y en ser esto un tabú social, no se, pero que hueva analizar las cosas a este nivel.

Definitivamente, si Dios en algún momento ha querido que yo peque, ahora lo esta pidiendo a gritos. Digo, por algo existen frases como: “ya alcanza la luz”, “ya pesa más de 30”, “ya tiene sus cositas”, etc., etc., etc.

Después de todo, como dice mi buen amigo… ya ni me acuerdo quien decía, pero era más o menos así:

Si la cancha está empastada… juegue juegue.

18 agosto 2005

Lo Difícil No Es Llegar, Sino Mantenerse

7 comentarios
Conversando con mi madre después de ver un reportaje sobre alcoholismo:

Mulder: La otra vez me dijeron que el año pasado Querétaro ocupaba el segundo lugar a nivel nacional en cuanto a alcoholismo juvenil.
Mamá: No me digas eso.
Mulder: Sí, y a nivel ciudades, no estatal, así que está más cabrón.
Mamá: ¿En serio?.
Mulder: Sí, pero no te preocupes, eso era el año pasado… ¡este somos el primero!.
Mamá: ¿Dónde escuchaste eso?.
Mulder: En una fiesta.
Mamá: ¿Y qué dijeron?.
Mulder: ¡¡¡SALUD!!!.

17 agosto 2005

Primer Día de Clases

6 comentarios
Es tu primer día de clases después de unas largas, relajantes, merecidas y productivas vacaciones. Tienes la oportunidad de faltar, “después de todo”, piensas, “es un día lleno de clichés: llega el maestro, se presenta, da el programa, criterios de evaluación y se va”. Piensas en que podrás ver a tus compañeros, no, a tus compañeros no, a tus amigos, pero ¿qué no se avecina todo un semestre?, los podrás ver diario, esa no es una urgencia, y sin embargo, sin saber por qué, decides ir. Asistes a la escuela.

Comienza tu primera clase y no te encuentras con nada interesante, tal y como lo habías pensado, te prometen que vas a aprender muchas cosas, el maestro fanfarronea un poco a cerca de lo que ha hecho y/o sabe hacer, trata de contar uno o dos chistes para simpatizar a los alumnos, etc. Termina la clase y tienes que trasladarte a otro salón, tienes dos caminos posibles para llegar a él. Te decides por el que te lleva a pasar frente al salón de los alumnos de nuevo ingreso. Cuando te encuentras pasando por ahí echas un vistazo, claro, hay que checar el nuevo material. No ves nada que te deleite la pupila. Maldición.

Comienza la segunda clase, han pasado 15 minutos y la maestra no ha cumplido ninguno de los clichés, es más, no ha dirigido una sola palabra a la clase, pues discute con una alumna, alcanzas a escuchar que es algo a cerca de un especial. “Seguro la pendeja esta se fue a especial”, te dices a ti mismo, “lo reprobó, y ahora viene a reclamar, que digo reclamar, a rogar, después de todo, no debe ser nada fácil aceptar que tu carrera se ve frustrada a ¿qué?, ¿año y medio de acabarla?, sí, definitivamente se ve como si le faltara año y medio, quizás menos”. Pero mientras razonas todo esto te das cuenta de algo, durante los quince minutos que han pasado discutiendo, los quince minutos que lleva la maestra dentro del salón, tú no le has quitado la vista de encima. Y entonces te preguntas “¿por qué?”. La observas, sí, definitivamente es muy guapa, no pasará de los 40 años de edad, “mmm, madurita” piensas.

Después revisas tu horario y te das cuenta que su nombre aparece en la columna que dice “Maestro Asignado” en dos materias. “Muy bien” piensas, “el placer de verla diario será doble”. Minutos más tarde, termina de discutir, y por fin comienza todo el ritual del primer día de clases. Tú la sigues viendo, es delgada, le sobran quizá algunos kilitos en la cintura, pero está bien formada, para sus casi cuarenta años, está bastante bien, y entonces… lo dice: “haiga”, no sabes por qué, pero desde hace ya mucho tiempo esa palabra te salta a los oídos, y no la toleras, no puedes siquiera respetar a alguien que la diga. Bueno, perdió su encanto. Sabes que la seguirás viendo y te seguirá pareciendo atractiva, pero ya hay una gran loza que no te dejara recurrir al también viejo cliché de enamorarte de la maestra.

Tercera clase, una maestra ya conocida. Es amiga de tu tía y por lo tanto la habías visto incluso antes de ingresar a esa escuela. Es sin duda una de las mejores que has tenido a lo largo de la carrera, explica todo de una manera muy sencilla y nunca te carga la mano. Piensas que debería haber más maestros como ella, y cuando te has dado cuenta termina la clase. Para la siguiente hora, regresa la maestra guapa. Ahora sí cumple con el ritual del primer día de clases, paso a paso, y te permite averiguar que también agrega una ‘s’ al final de cada verbo: “jugastes, comistes, dormistes, estudiastes, bailastes, tragastes, corristes, cantastes, tocastes, soñastes, reístes, llorastes, aprendistes, pensastes, escribistes, etc.”.

Para la quinta clase es el turno de una maestra que te da la impresión de ser bastante relajada e incluso de actitud un poco hippiosa. Se va 20 minutos antes de que acabe la hora, aprovechas para dar una segunda visita al salón de primero, y confirmas tu primera impresión, parece que este año no ha entrado ninguna señorita atractiva. Te acuerdas de la de hace medio año, ella era muy guapa, y la notaste desde el principio, pero a los dos meses también comenzaste a notar su barriguita, que poco a poco iba creciendo. Ahora, ella no cursa el segundo semestre.

Por fin, la última clase, no es que estés cansado, el esfuerzo mental ha sido nulo, pero ya deseas regresar a tu casa, después de 9 semanas uno se acostumbra a estar ahí a la hora de la comida. Entra la maestra más temida de toda la carrera. Tú ya sabías que ella era la asignada, y además, nunca te has dejado intimidar por lo que se diga de un maestro, tu mentalidad es: “si yo no lo conozco, no creo lo que se diga de él/ella”, no se te da eso de tenerle miedo a los maestros, de hecho, haces tu horario de manera que las materias queden una tras otra, ni siquiera ves al profesor asignado.

En cuanto ella comienza a hablar, Toño, que está sentado junto a ti, te dice: “mira, la maestra parece luchadora”. En efecto, es así, te aguantas la risa, o mejor dicho, te ríes en silencio y de manera muy disimulada. Alta, quizá más que tú, de cabello corto, de nuevo, más que tú, mirada enojada, seño fruncido, cuerpo para nada esbelto, pero tampoco es gorda, bueno, no lo que se llama gorda gorda. Mientras ella habla diciendo que lo difícil no es la maestra, sino la materia, notas que la cuarta parte de los alumnos presentes en el salón de clases son repetidores. Y ellos son la mitad de los que reprobaron, la otra parte prefirió cambiar de especialidad, sientes un poco de pena por ellos, “cambiar sus gustos o su vocación solo por no poder con una persona, y no me refiero a la maestra, sino a ellos mismos, por un instante te ríes, luego solo piensas: cobardes”.

La maestra empieza a caerte bien, tiene una personalidad marcada, agresiva, dura; empiezas a pensar que de verdad podría haber sido (¿o ser?) luchadora, pero entonces Toño te interrumpe de nuevo, y te dice: “mira, nuestra maestra es Paquita la del Barrio”, ahora te cuesta dos veces más reírte en silencio, mientras Toño canta en voz baja: “tres veces te engañeeeee, la primera por….”; y es que, en verdad se parece, quizá un poco más esbelta, perono mucho, la cara y el cabello son muy similares, sin duda, la voz es idéntica.

Te cuenta de montones de trabajo que te va a dejar, te permite elegir los porcentajes que tendrá cada uno de los criterios de evaluación, “póngase la soga al cuello ustedes mismos” dice, te permite organizar equipos de trabajo de los integrantes que desees, “es lo mismo reprobar a uno que a cinco” comenta, y tú, solo piensas en como una vez más, al final del semestre no te detendrás a mirar a los que se quedaron, ya has tenido maestros con mala fama, y nunca te ha ido mal.

Por fin sales de clases, te largas a tu casa, llegas y duermes una siesta. Por lo menos hoy que puedes; en otras ocasiones, tendrás mucho trabajo por hacer.

14 agosto 2005

Rola de la Semana

4 comentarios
Pocos grupos de habla hispana han logrado (o lograron) para mi gusto, ser buenos interpretes de grunge. Y de todos esos grupos, todavía son menos los que pudieron abrirse un espacio en la escena discográfica.

Afortunadamente, aquí en México, tenemos a uno de los grupos que mejor entendió y proyectó este estilo musical nacido en Seattle: Guillotina. Y para fortuna nuestra (y sorpresa de muchos), este grupo sigue creando música, con resultados (en cuanto a ventas) más o menos buenos. Discos anteriores como erre o ce k o Rock mata pop son una muestra de lo que este grupo puede hacer; sin embargo, es en su última producción: Volumen, es en donde me parece dan lo mejor de si, mostrando una completa madurez y logrando un disco sin precedentes en el rock cantado en español.

El primer sencillo es muy bueno, aunque definitivamente no es la mejor canción de esta producción, si es una de las más radiables, aquí se las dejo para que se den un quemón, conozcan a este grupo (los que todavía no) y corran a comprar el disco; y si no, vayan y chinguen a su madre.

Guillotina – Pierdo El Aire

12 agosto 2005

En Familia con Chabelo

8 comentarios
De inmediato comencé a correr. Todos se amontonaban tratando de salir. Toño que iba delante de mí tropezó justo en la puerta, lo salte y seguí corriendo. En cuanto me sentí a salvo, volví la mirada y ahí estaba de nuevo el cabrón, Toño atrás de mí, como si nunca se hubiera caído. Hasta la fecha no me explico como es que se pudo levantar tan rápido, pero lo hizo. Tanto miedo nos infundó el perro de Chabelo.

4 días antes:

Era un día normal en la preparatoria (con normal me refiero a que había faltado uno –o varios- maestros), en una de esas horas de ocio, estábamos sentados en la “banca” que estaba bajando las escaleras de nuestro edificio: Pinky, Fave, Toño, Dante y yo.

Chabelo era un cabrón de 2 metros de estatura, 1.98 para ser exactos, de complexión ligeramente robusta; sobra decir a quien tenía cierto parecido su cara. Él siempre estaba al pendiente de los éxitos pop del momento (Britney Spears, M2M, N’Sync, etc.) y de las series de televisión que se transmitían en esos momentos (Buffy, Popular, Dawson’s Creek, etc.), de hecho, a mí siempre me dio la impresión de que él soñaba con llevar una vida al más puro estilo adolescente de clase media-alta de serie gringa. A veces se te acercaba haciendo un comentario a cerca del nuevo disco del artistilla en turno, o del episodio de tal serie transmitida el día anterior; comentario que siempre obtenía como respuesta un seco: “ahhh si”, mientras veía como su interlocutor se alejaba caminando de él. Así es, Chabelo no tenía amigos. Nunca he estado de acuerdo con la imagen que nos muestran en películas a cerca de los estereotipos de los estudiantes: el popular, la líder de porristas, los raros, los nerds, los extranjeros, etc. Pero en este caso podríamos decir que él se adaptaba perfectamente al rol del rechazado que ya tantas veces hemos visto. Solo como anécdota, recuerdo la vez que mando un mail a la dirección de casi todos los del salón que tenía como título: “El éxito del mumento” (sí, mumento) y contenía la letra de Lucky de Bitchy Spears.

Así que ese día "normal" de clases, cuando se nos acercó y nos dijo: “oigan cabrones, mis papas no van a estar el fin de semana, vamos a hacer una fiesta” fue de lo más normal que todos le hayamos dicho “si, si aja”, solo para que siguiera su camino y no se entrometiera más en nuestra conversación. Apenas desapareció, todos comenzamos a decir cosas como:

-Una fiesta en casa de Chabelo, que hueva.
-El cabrón quiere hacer una fiesta para ser aceptado, que feo.
-No mames, imagínate la música que va a poner.
-Ahh que pinche Chabelo.

Solo Pinky permanecía en silencio, pensativo. De repente levanto la cabeza (digo, la cara, pinches marranitos), nos miró a los ojos y dijo con una sonrisa en la cara:

-¿Y si le hacemos un desmadre?, es decir, sí, vamos a su casa, hacemos una fiesta, invitamos a toda la gente que podamos, que se atasque la casa, y al final destrozamos todo lo que podamos, ¿qué les parece?.

Por algo Pinky siempre ha sido una especie de líder dentro del desmadre, no es raro que llegue con una idea nueva, loca y malditamente divertida. Y esa fue quizás una de las mejores. Todo fue meticulosamente planeado. Bueno no, la verdad no, solo invitamos a un chingo de gente, prácticamente todo el grupo estuvo ahí, más otra veintena de personas que conocíamos de la escuela y uno que otro colado. Cabe aclarar que la casa de Chabelo no es muy grande, por lo tanto si estábamos un poco apretados.

Llego el día, gran parte de nuestros compañeros se fueron directamente de la escuela a la casa de este cabrón; otros no (los limpios), primero fuimos a bañarnos a nuestras casas, comimos algo, y ahora sí, como a las 5 de la tarde, aparecimos en la zona de desastre.

Al principio todo estaba muy tranquilo, sentados en la sala y el comedor de casa de ese güey, echando cheve. El desmadre comenzó al agarrar alguien lo que había en el frutero: manzanas, duraznos, plátanos y uvas comenzaron a volar por los aires, estrellándose contra muebles, pared y especialmente la jeta de algún pobre cabrón distraído (y colorado después del impacto). Hasta ahí, Chabelo era feliz, pareció no importarle que las paredes de su casa se mancharan un poco, al fin y al cabo, por primera vez era incluido dentro del desmadre, era uno más de nosotros divirtiéndose.

Lo que siguió fue aventar las botellas de refresco vacías hacia el ventilador del techo, solo para ver como regresaban disparadas y golpeaban a algún cabrón. De pronto comenzó a armarse la campal, empujones, madrazos, cabrones saltando en los sillones, las sillas del comedor se desarmaron, nos valió madres, solo aventamos los pedazos de madera por la puerta y seguimos en el desmadre, alguien se encargo de embarrar pasta de dientes en las ventanas, el papel de baño se encontraba dentro de la taza (creo que aquí Chabelo se empezaba a enojar), solo de un extremo, mientras alguien le bajaba para ver si se iba desenrollando, un cabrón orinando en el lavabo (pues la taza estaba ocupada con tan importante experimento), el shampoo derramado por el suelo de todo el baño, los platos de botana de repente aparecieron llenos de comida para perro, flotando en refresco, las sillas que habíamos sacado desarmadas ya estaban de nuevo adentro de la casa, un poco chuecas, pero el Elvis se las ingenió para armarlas. La campal seguía en la sala, un cabrón se subió a un sillón y salto lo más alto que pudo, rebotando cual balón de fútbol en el techo, tardo como 10 minutos en reincorporarse. Por fin Chabelo estalló, de un grito nos hizo salir a todos al patio, y ahí íbamos, cagados de risa, corriendo; afuera nos encontramos con unos cabrones saltando sobre el techo de la casa del perro, el cual, mide como 2 metros y se encontraba aislado en la azotea. Pinky lo único que hacía era cubrir su estéreo mientras la ola humana pasaba, no se por qué lo llevo, si él mismo propuso hacer un desmadre, para que llevar algo valioso, pero bueno. Fue entonces cuando nos dimos cuenta, acababan de soltar al perro, yo ni siquiera lo ví, solo escuche el grito de: “¡¡Ahí viene el perroooooo!!” y patitas pa’que las quiero.

De inmediato comencé a correr. Todos se amontonaban en la puerta, tratando de salir. Toño que iba delante de mí tropezó justo en la puerta, lo salte y seguí corriendo. En cuanto me sentí a salvo, volví la mirada y ahí estaba de nuevo el cabrón, Toño atrás de mí, como si nunca se hubiera caído. Hasta la fecha no me explico como es que se pudo levantar tan rápido, pero lo hizo. Tanto miedo nos infundó el perro de Chabelo.

Una vez afuera un güey (el que se había pegado en el techo) comenzó a saltar sobre el carro de Chabelo (ahora que lo pienso, ese cabrón tenía una fijación por saltar sobre las cosas). Todos estábamos afuera, y lo estuvimos durante unos quince minutos, hasta que se calmó el asunto y fuimos invitados a entrar de nuevo.

El Fuck You le decía a Chabelo:

-Güey, alguien, alguien arranco tu- deja algo sobre una mesa que estaba junto a él- alguien arranco tu timbre.

Todos volvimos la mirada hacia lo que acababa de depositar el Fuck You sobre la mesa y era la caja del timbre tal cual, definitivamente alguien la había arrancado, hasta la fecha el apodo de mentada de madre sigue negando haberlo hecho él.

De rato llegó la hermana de nuestro anfitrión, algo así como tres años mayor que nosotros (y con nalgas de cebolla, porque están para llorar, Pinky dixit); venía acompañada de su novio. Comenzó a regañarnos a todos, soltando el típico discurso de: “no puede ser, se les abren las puertas de nuestra casa y acaba haciendo esas mamadas”, yo solo veía las caras de todos tratando de contener las risas mientras yo hacía otro tanto. Al cabo de dos cheves se convirtió en una de nuestras mejores amigas, y hasta se cagaba de risa de todas las pendejadas que habíamos hecho.

Fave agarro la peda a gusto, era una de sus primeras creo, pero ya tenía que irse a su casa y estaba bastante preocupado, así que comenzó a divagar: “¿cómo hago para que se me baje?, ya sé, comiendo algo, pero no, no mames, en casa de Chabelo hay pura comida para perro, ¿entonces?, ahhh ya se, haciendo ejercicio”. Acto seguido: el cabrón comenzó a correr como alma que lleva el diablo a media calle por toda la colonia. Ahí vamos persiguiendolo 3 cuadras hasta que por fin lo alcanzamos y casi le metemos una putiza a ver si así se le baja, pero lo pendejo, correr a media calle pedo en la noche, esta bien hacerlo en un campo de golf, sobre la banqueta, en un cerro o cerca de un desfiladero, ¿pero a media calle?.

El resto de la fiesta fe bastante tranquilo ya, llegó Marybel y se veía muy guapa, iba con Tito. Lo más remarcable es quizás que el galán de la escuela, el güey que traía muertas todas las viejas, el Brad Pitt del CBTis 118, el mismo pendejo que se pegó en la cabeza, que saltó sobre el carro de Chabelo, que prometió ponernos bien pedos con unos “Tonayans” cuando ya no había varo para más, pero que al putearlo dijo: “aguanten, aguanten” y saco dos cheves de su chamarra; ese güey estaba intentando ligarse (besar de hecho) a una vieja que digamos… no voy a decir que estaba fea, pero entro los hombres la conocíamos como Yoda (sí, el mismo de Star Wars). Para su ¿desgracia?, la vieja se le fue viva, porque llegaron por ella.

Aún perduran en la memoria los comentarios que nos hizo como:

-No mames, ¿por qué no la había visto en la escuela?.
-Esta bien bonita.
-Ya casi me la ligaba, nomás que llegaron por ella.

Y a los cinco minutos ya estaba tratando de ligarse a otra amiga, que también acabo mandándolo a la chingada, muy a pesar suyo, pues no le desagradaba mucho la idea. Por supuesto que el lunes siguiente el cabrón no se acabo la carrilla, pero lo que es peor aún, no me quiero imaginar que habrá pensado al ver a la vieja que se quiso ligar primero, no me sorprendería si después de eso no volvió a probar gota de alcohol.

Y así es como esta fiesta destructiva acabo a eso de las 9:00 de la noche (Toño seguía sobándose por el madrazo que se metió al tropezar en la puerta), si ya se, bien temprano, pero 4 horas bastaron para destruir una casa, empedar a dos o tres cabrones y generar un chiiingo de anécdotas. Buena fiesta.

11 agosto 2005

No Chille, Agarre Piedras

11 comentarios
Pues al parecer (de hecho es bastante obvio) hay una campaña de desprestigio hacia mi parte (y hacia mi nombre –apodo- también). Todo comenzó como una crítica de Huevo hacia un post en el que hable de mis gustos culpables. Después el cabrón admitió que ya iba a escribir de eso, pero yo me le adelanté, ¿será que se ardilló (del verbo ardillar) por que le gane “su” idea?, sabe, no es mi culpa que se le ocurran cosas y no las escriba, y por supuesto, el jamás me comentó algo acerca del tema.

Conforme yo seguía escribiendo posts, los comentarios al respecto, y el uso de la expresión misma se volvieron cada vez más frecuentes, lo cual por supuesto, a mi da igual, de hecho, me parece algo cagado, y hasta yo he llegado a usar el término en una o dos ocasiones.

Pero desde hace unos 5 días que apareció por primera vez el comentario: “MULDER SE LA COMEEEEEEEEEEE” en mi tag, escrito por alguien que se hace llamar “Mulder se la come” (¡wow, creatividad!), he visto el mismo comentario en casi todos los tags de los blogs que visito, lo cual me parece bastante cagado; y cabe resaltar la versión que apareció en el blog del Meganacou, que decías así: “Mulder se la coume: MULDER SE LA COUMEEEEEEEEEE”, jajaja, bastante cagado, los que en alguna ocasión han leído su blog entenderán el chiste.

Así que, haciendo un análisis un poco más serio: si soy amulderado, y me lo dicen, enojarme sería bastante idiota; y si no lo soy, y me lo dicen, enojarme sería bastante más idiota, además, las mentes perversas (y notablemente ociosas) que se encuentran detrás de esta campaña son todos cuates míos, así que nomás me cago de risa, ya les tocará putos.

Es más, de hecho, creo que más bien debería estar bastante agradecido, ya que le están haciendo una enorme publicidad a este blog, no mames, es como cuando toda la fracción conservadora se puso en contra del estreno de la película El Crimén del Padre Amaro, únicamente logrando que se convirtiera en todo un éxito de taquilla; en conclusión: les salió el tiro por la culata.

Y es más, ahora hasta en la Wikipedia aparece ese término, aunque en la sección donde explican el orígen del adjetivo no me dan los créditos que en teoría debería de merecer por “inspirarlos” a crear tal sustantivo.

Lo que si me tiene a la expectativa, es que por lo que han dicho del asunto últimamente, tienen algo preparado, seguro una reverenda mamada, que se me ocurre podría ser desde una foto modificada en Photoshop hasta un cuento completamente detallado. Ya veremos que pasa cuando se devele su maléfico plan.

Por lo pronto, a los tres (Huevo, Calleja y Autor) autores intelectuales de esta farsa: “¡¡amulderado su abueloooo putos!!.

P.D. Ahh, y gracias por las visitas.

09 agosto 2005

Vacaciones

13 comentarios
Por fin terminó mi chamba de guía de curso de verano, y digo “por fin” no porque me la haya pasado mal (todo lo contrario), sino porque, aunque era bastante divertido, ya era necesario el money.

Nomás para que se den un quemón, les dejo unas fotos de mi “trabajo” que como ya lo había presumido, consistía en jugar fútbol, meterme a nadar, acabarme el lunch de los escuincles que no quisieran, golpear a los que se portaban mal (y a los que se potaban bien), cagarme de risa de las pendejadas y leperadas (que para su edad ya son bastante complejas y divertidas) que decían y hacían, etc.





Aquí en la primera foto podemos ver que todas se la pasan bien junto a su servilleta, las dos locas de la izquierda pensaban que las raquetas eran guitarras, todos sabemos que eso solo se puede hacer con escobas.





En esta foto vemos a puras niñas (sí, dije PURAS NIÑAS, no la hagas de pedo Adrián, nomás mírate la jeta o escúchate la voz).





En esta salgo junto con todo mi séquito, la de la izquierda es Silvia, mi compañera (no prima), que ya había aparecido antes por estos rumbos. Las demás, son todas niñas que preferían pasar una hora a mi lado que practicar tenis.





Aquí podemos observar claramente que el de en medio va a ser un porro (maricón ya es), pues trae la playera de los pumas; mientras que el de abajo, que lo carga, es tercer lugar nacional de lucha grecorromana, primero de la zona del bajío, y yo (repito, YO) me lo madreé, así que a todos esos fans from hell que tengo: “¡aguas putos!, que ya los tengo en una lista y no llevo orden específico”.





Estos 3 niños son pocamadre, unos de con los que mejor me llevaba. La de en medio quería con el de la derecha, el de la derecha quería con la de la izquierda, y la de la izquierda quería conmigo, así que todos se la pelaron. Y ya por último:





¡Ahh canijo!, perdón, me equivoqué, esta foto es de otras vacaciones que tuve y me la pase muy bien (como pueden ver).

Bueno, pues eso fue todo, ahora ya tengo las mañanas libres, nuevamente, para poder pensar en más posts y seguir haciendo todas esas importantes y gratificantes labores que usualmente llevo a cabo. Ustedes ya pónganse a trabajar, ¿no?.

08 agosto 2005

Canción de la Semana (o El Viejo Tenía Razón)

5 comentarios
Si, ya se que llevo un rato desaparecido, pero por fin ha terminado mi noble labor como guía de curso de verano, así que próximamente espero volver a mi ritmo (o frecuencia) normal de posts a la semana, que se vio considerablemente disminuida las últimas 4 semanas; pero bueno, esto no les interesa a ustedes, así que vamos a lo que venimos.

Hace poco más de un mes, el buen Lemus publicó este post, donde hablaba de sus bandas preferidas; resaltando entre todas ellas a The Gathering, a la que describe como "la banda más chingona del planeta". Yo no puedo decir lo mismo debido a que no he escuchado suficiente material de ellos como para llegar a esa conclusión, pero puedo decir que las canciones que he conseguido de esa banda cuentan con un nivel de buenas para arriba; pero de entre todas ellas hay una que resalta por ser casi perfecta, cada que mi computadora se prende, suena esta canción (no, no sean idiotas, no la puse como sonido de inicio). Vaya voz de la vocalista (Anneke van Giersbergen).

De verdad, esto es algo que deben descargar, y más porque ya cuenta con el respaldo de dos bloggers que son bastante selectivos con lo que escuchan. Y bueno, solo me queda decirles que chin chin al que no la baje.

03 agosto 2005

Dos, Tres, Cuatro

13 comentarios
Dos: a ti te conocí hace no poco, pero tampoco hace mucho. Ya te había visto una o dos veces, no me robaste el aliento, pero tampoco pasaste desapercibida. No esperaba verte ahí, menos esperaba que me extendieras la mano de inmediato, sin conocerme en absoluto; pero lo hiciste. Sería estúpido decir que solo por eso es que me ¿enamoré?, NO, no estoy enamorado, no de ti; lo que siento es… bueno, contigo tengo un entendimiento que solo he logrado con alguien más, todo fue de inmediato, desde el primer día. Siempre he pensado que voy a terminar con una mujer cuya relación conmigo haya comenzado de una manera tan natural y fluida como lo fue contigo. Debo decir que eres la mujer más inteligente que conozco, y que he conocido. Hasta ahora jamás nos ha faltado la conversación, te ríes (o te burlas) de las pendejadas que digo; y a veces, solo a veces, me parece percibir que tú tampoco me miras como solo un amigo. No son pocas las personas (ni las ocasiones en) que me han dicho que tú y yo vamos a terminar juntos, en algún momento; yo no estaría tan seguro. Si tan solo estuvieras disponible, iría a por ti, y con todo, como quizás nunca lo he hecho, y probablemente todo eso ni siquiera fuera necesario (¿o suficiente?, las mujeres son tan misteriosas, que no me atrevo a decirlo). Definitivamente me puedo imaginar contigo, eres exactamente el tipo de mujer que busco, me fascina tu intelecto, tus ganas de superarte, y la confianza que depositas en ti misma, tanta que casi llegas a ser arrogante. Pero te tratan exactamente como te mereces, eres feliz, y no me atrevo a intentar alejarte de eso.

Tres: tu número es también la cantidad de años que tengo de conocerte. Al principio me llamó la atención tu amiga; no por mucho. Tú comenzabas a interesarme, pero él se e adelantó, y es mi amigo, decidí desechar todo lo que me había hecho fijarme en ti. Eres la mejor definición que existe para el concepto de “Niña Buena”, siempre respetuosa, noble, jamás te he escuchado hablar mal de alguien, obediente, a veces pienso que hasta sumisa, con unos valores tan firmes, que sorprende; y todo esto me hizo pensar que eres quizás DEMASIADO tranquila para mi, quizás me aburriría contigo, como me pasó ya alguna vez con alguien. Tú si que tienes pretendientes, eres atractiva, bastante. Yo no había vuelto a pensar en ti como algo más que amiga, pero algo sucedió. Yo no esperaba pasarla tan bien, creo que tú tampoco. A veces pienso que por todas tus cualidades eres exactamente lo que necesito, todos los que te conocemos sabemos que serías una novia ejemplar, pero existe ese pasado que amenaza con convertirse en futuro. Y para ser sincero, yo también tengo mis dudas. Ya veremos que pasa.

Cuatro: tú tal vez ni siquiera deberías estar en esta lista. Prácticamente te acabo de conocer, aunque las conversaciones (discusiones) que hemos tenido, me han llevado a descubrir tu inteligencia y tus tremendas ganas de superarte. Eres tan ambiciosa como dos, o quizá un poco más. Físicamente eres hermosa, te acoplas perfectamente a lo que más me gusta en cada renglón (ojos, boca, color y tipo de cabello, complexión, etc.), las pocas veces que hemos platicado, cuando me miras a los ojos, mientras hablamos, tengo que hacer un doble esfuerzo por decir algo coherente, simplemente tu mirada me idiotiza. También eres una “niña buena”, solo que en un sentido muy diferente a tres. Todavía es muy poco lo que te conozco, y aunque espero seguir haciéndolo, tengo razones para desconfiar. De todas formas, lo más probable es que contigo no haya un futuro. No por que tú no vayas a querer (bueno, también), sino porque… por eso. Definitivamente estando contigo no me siento tan seguro de mi mismo como lo hago estando con dos o con tres. Me fascina tu feminidad.

01 agosto 2005

La Mulderinha (léase con acento portugués)

10 comentarios
Famosa jugada de fútbol, que consiste en tomar posesión del balón (como sea: recibiéndolo del portero, de saque de banda, quitándoselo a un rival o incluso de pase de un compañero), asegurarse de ser el último hombre (en el argot futbolístico: el último defensa, es decir, entre la portería que defiendes y tú, solo está el portero de tu equipo), esperar a que te presione un delantero del equipo rival, para entonces soltar un hermoso pase perfecto a otro delantero enemigo, dejándolo completamente solo frente a tu pobre portero, para que pueda anotar el gol más fácil de su vida.

Nota 1: es importante poner una gran cara de sorpresa a la hora de ver como el rival toma posesión del balón y lo introduce entre las redes de tu portería.

Nota 2: el efecto de esta jugada es indescriptible si se lleva a cabo en partidos de gran relevancia, por ejemplo: las semifinales del torneo más importante que tu equipo haya jugado, o la primera final a la que llegan.