20 junio 2005

(No Tan) Alegre Post Escolar

Creo que quizás el único momento que compartimos todos los que (ya sea ahora, o en el pasado) estudiamos, es aquella extraña sensación del momento antes de que nos entreguen las calificaciones.




Bueno, yo ya sabía todas mis calificaciones, pero verlas juntas, en mi boleta, me hizo pensar en lo irracional que resulta representar lo aprendido por un alumno con un simple número. Y me voy a explicar a base de ejemplos:

  • Primero está la materia de Simulación, donde tengo un 85. Este maestro era (es) un cabrón con doctorado, lo cual lo hacía sentir muy “salsa”, a cada oportunidad que tenía convertía la clase en un largo discurso moral; dejaba tareas y pretendía que todos las hiciéramos, pero como nadie le entendía nada, no las llevábamos, éste se encabronaba, nos decía huevones (con otras palabras) y comenzaba a hablar del por que no íbamos a tener éxito en nuestras vidas. A parte, uno de sus regaños favoritos era decirnos: “Ayyyy Ingenieros”. En una ocasión se me ocurrió responder: “Yo no soy Ingeniero, todavía no”. Se medio enojó y dijo: “¿No?, pues que mal, si no se sienten Ingenieros ahora, nunca lo serán”, ¡ahhh chinga!, pues yo voy a ser Ingeniero en el momento en que me den mi título profesional, ya me quiero ver pidiendo chamba de Ing. ahorita en una empresa, el entrevistador me diría: “A ver su título”, a lo que yo contestaría: “No lo tengo, todavía no acabo la carrera, pero ya me siento Ing.”, a lo que me contestaría seguramente “Ohhhh!, bienvenido a bordo, necesitamos gente como tú”, pfffft, profe: no diga mamadas. Bueno, pero volviendo a eso de las calificaciones, un 85 en esta meteria, de acuerdo a lo que aprendí lo considero justo, finalmente me sentí capaz de simular varios procesos, además, la calificación más alta fue 86, solo dos compañeros lo obtuvieron. Y ya se, esta mal compararse contra los demás, solo que ya se me olvido… ¿por qué?. Eso si, que buena chinga nos metió este profe pidiéndonos 22 programas al final de semestre, de un martes para un jueves, que a final de cuentas entregamos hasta el próximo lunes, pero igual me tuvo programando como idiota.

  • Luego tenemos Programación de Sistemas 1. Tengo un 70, la calificación más baja en toda mi historia estudiantil, no solo dentro de la carrera. Pero si me pongo a pensar, no me puedo enojar con este cabrón por la calificación, con lo que aprendí en esta materia a duras penas hubiera alcanzado un 5. Así que si hacemos cuentas le debo 65 puntos. Ahh, pero por lo que sí me puedo enojar es por que durante todo el semestre no nos enseñó ni madres. Nada. Sus clases eran un suplicio. Juro que quise poner atención, al principio lo intenté, pero irremediablemente en menos de 20 minutos ya me encontraba aburrido, desesperado, adormilado, y solo buscaba una forma de distraerme (aquí es donde entraban los juegos de gato contra Azucena). Simplemente no he encontrado una forma más complicada y rápida de explicar algo, este maestro nunca entendió que para enseñar hay que bajarse al nivel del estudiante más atrasado, e intentó dar su materia a nivel de conocedores. Al final ya ni entraba, era preferible quedarme platicando con la banda de industrial, y este güey ni siquiera pasaba lista. Su manera de evaluar fue así: pidió 8 trabajos a lo largo del semestre, algunos eran programas, otros cuestionarios, etc. Mi equipo entregó 3, si 3, a los últimos no le hayamos por donde, y es que este cabrón pedía cosas muy extrañas programadas a un nivel muy bajo, y en un lenguaje que él le enseñó a los alumnos que tomaron la materia anterior a esta con él (nadie de mi equipo lo hizo). Terminó diciéndonos que con 3 trabajos lo más que nos podía poner era un 70. Nadie se negó. ¿Ya había dicho que me caga Linux?.

  • Después tenemos un hermoso 100 en Sistemas Operativos 1. Aquí quizá si me merezca el 100, en cuanto a trabajo realizado durante el semestre y atención prestada en clases. Solo hay un problema, todo lo que aprendí muy chingón, ¿no?, pero…. ¿en dónde se aplica?, todo fue en términos muy abstractos y hasta ahora no se donde me servirá. Quizá en otras materias lo descubra. Era curioso como esta maestra siempre estaba feliz, o era muy alto su consumo de azúcar o pertenece a un club de optimistas. Ahh si, chingue su madre Linux.

  • Análisis de Sistemas: 91. Si en una materia me partí la madre, y trabaje como negro fue en esta. Muchas semanas en chinga programando el sistema que presentamos (del cual ya hable mucho por acá). En esta materia es en la que debería tener la calificación más alta del semestre, no fue así. De igual forma, solo dos personas pasamos del 90, mi camarada Toño con 94 y yo.

  • Ahora un 99 en Base de Datos. Definitivamente la maestra más agradable del semestre, conocía su materia y tenía un plan elaborado para enseñarla, además, de que ella si explicaba todo a un nivel muy básico y fácil de entender.

  • Y por último Arquitectura de Computadoras II. Un 90 que no se bien de donde salió, cinco evaluaciones, dos eran trabajos en equipo (típico internetazo y listo) y tres de un simulador de compilador que hicimos. Tampoco creo haber aprendido mucho aquí, pero ya que. El maestro es un güey como de 25 años, buena onda, pero que realmente tampoco nos enseñó gran cosa (por no decir casi nada).

Bueno, ahora si voy a mi punto, ¿representar lo aprendido (y trabajado) a lo largo de una materia con una cifra?, siempre es posible que si el trabajo es en equipo haya unos que trabajen (y aprendan) más que otros. Si la evaluación es individual, siempre puede uno cometer un error de concentración, por más dominado que se tenga el tema. Esto aunado al hecho de que los maestros muy rara vez son imparciales.

Pero bueno, desgraciadamente en el ITQ el nivel de los maestros no es el que todos quisiéramos, para empezar porque el nivel directivo de la escuela no es el óptimo, ni si quiere se es capaz de tener todos los maestros necesarios para principio de semestre. Para terminar quisiera cerrar con una frase que en alguna ocasión nos soltó un maestro (de los que valen la pena):

El alumno tiene que aprender:
gracias al maestro,
sin el maestro, ó
a pesar del maestro


…pero las últimas dos que hueva, ¿no?.

2 comentarios:

Huevo dijo...

Pues yo digo que tienes un 110 en ñerdez.

Lemus dijo...

Pinche ñoño. No mames, mas de 7 es para mamones. Ahhh, y en bases de datos me la pelas